AUDI: SOBRESALIENTE EN CERO EMISIONES

Todos los modelos de la extensa gama TFSIe disponen de la deseada etiqueta azul de la DGT, un distintivo que es una garantía de máxima eficiencia y sin limitaciones a la hora de circular por cualquier zona.

Nada menos que ocho modelos componen la gama TFSIe de híbridos enchufables de Audi, con autonomías en modo eléctrico que llegan hasta los 73 kilómetros. Su ofensiva de electrificación se convierte en una solución tecnológica versátil y sencilla para el usuario, al que aporta muchas ventajas en el día a día, además de una eficiencia de primer nivel en cualquier tipo de desplazamiento. Una tecnología que la compañía empezó a probar hace más de 30 años: presentó en 1990 su primer Audi 100 Avant Duo. Aquel primer Audi híbrido enchufable contaba con un motor gasolina de 2.3 litros y uno eléctrico que le permitía circular 39 kilómetros solo con electricidad.

A diferencia de un híbrido tradicional, en un híbrido enchufable como los Audi TFSIe, el motor eléctrico es más potente y cuenta con una batería de mayor capacidad, con del fin de almacenar la energía necesaria para moverlo. Esta batería puede recargarse durante la marcha gracias al sistema regenerativo de energía, pero dada su mayor capacidad es necesario conectarla a la red si queremos aprovechar al máximo sus posibilidades. En la gama Audi TFSIe estas baterías tienen una capacidad de entre 13 kWh y 17,9 kWh, en función del modelo y, dependiendo del vehículo, peso, potencia y estilo de conducción, la autonomía con la energía que proporcionan puede llegar hasta los 73 kilómetros. Cuando esa electricidad almacenada en las baterías se acaba, un Audi TFSIe sigue funcionando como un híbrido tradicional, ya que en cuanto se regenera la más mínima energía esta se aprovecha para complementar al motor de gasolina o incluso desconectarlo. Así se consiguen unos consumos realmente reducidos. Y todo ello sin limitaciones de ningún tipo y con la gran autonomía que le otorgan sus dos sistemas de propulsión, gasolina y eléctrico.

En cualquier caso, un Audi TFSIe siempre trabaja para conseguir la mayor eficiencia. El sistema evalúa constantemente numerosos datos, incluyendo la información de la ruta programada en el sistema de navegación y la información sobre el entorno del vehículo, que son recogidos por diferentes sensores. Esto permite identificar cuándo el coche se aproxima a una señal de inicio de población, a una rotonda, a una zona con la velocidad limitada o si se está acercando demasiado al vehículo que circula delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *