Kia Stonic: así se las gastan entre los SUV pequeños

Enclavado en uno de los segmentos más complicados, estrena versiones híbridas y mejoras en conectividad y seguridad. Es nuevo el acabado GT Line, más deportivo.

Kia Stonic ¿Le suena? Pues a la chita callando, se ha convertido en el tercer modelo más vendido de la marca coreana en España. Lo lanzó allá por 2017 y, desde entonces, ha despachado casi 33.000 unidades de este modelo, solo superado la gama Ceed/Xceed y el Sportage. Se trata de un SUV de pequeño tamaño (4,16 metros de largo) y que se las tiene que ver en un segmento competido como pocos hoy en día. En el campan también el Peugeot 2008, el Renault Captur o el Seat Arona, por poner solo tres ejemplos de una categoría que ha pasado en menos de 10 años del 2% de cuota al 22% actual, que se reparten entre los 28 modelos ya a la venta… y los que están por llegar.

Así que, a mitad de su vida comercial, llega la tradicional renovación. Es decir, no hay cambios estructurales sino mejoras para adaptarse mejor a ese campo de batalla. Los avances son en tres frentes: retoques estéticos con la aparición, por primera vez, del acabado GT Line. Mayores contenidos en seguridad (hasta siete nuevos ADAS) y conectividad. Finalmente, introducción de versiones híbridas ligeras… mientras desaparecen los motores diésel. De hecho, apenas un 13% de los clientes de los SUV pequeños se decantan hoy por esa opción.

Respecto al modelo de 2017, el nuevo Stonic conserva las mismas proporciones, entre las que destacan los voladizos muy cortos. Resulta de ello una generosa batalla (2,58 metros) que se traduce en un interior desahogado en todas las plazas. El maletero, con 352 litros y suelo ajustable, no es de los más brillantes del segmento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *