Michael Schumacher: cuatro años de lucha

0
66
views

Hoy, 29 de diciembre de 2017, se cumplen cuatro años del accidente del káiser. Michael Schumacher sufría un percance esquiando en Méribel, en los Alpes franceses. En Auténtico Motor queremos rendirle un pequeño homenaje. Repasamos los mejores momentos de su carrera. 

El debut de Schumacher

Los siete títulos mundiales de Fórmula Uno que posee el káiser lo colocan como el que más ha ganado en la historia del deporte. Schumacher, natural de Hermüheim, debutó en la máxima categoría casi por casualidad. Fue debido a que Bertrand Gachot, piloto de Jordan, tuvo un altercado con un taxista londinense. El galo tuvo que cumplir dos meses de arresto y Schumacher fue el elegido para sustituirlo. El debut de Schumi tuvo lugar en el Gran Premio de Bélgica de 1991, en el circuito de Spa-Francorchamps.

Schumacher concentrado en la parrilla de salida antes de su primera carrera de Fórmula 1.

Abandonó en la primera vuelta, al fallar su caja de cambios en la subida de Eau Rouge. Pero su séptimo puesto en clasificación convenció a Flavio Briatore. El italiano decidió ficharlo para correr en Benetton desde la siguiente temporada. En el nuevo equipo tendría los duelos contra el que fue, posiblemente, su rival más fuerte: Ayrton Senna.

Primeros campeonatos mundiales con Benetton

En 1992 obtuvo su primera victoria. Fue casualmente en el circuito que lo había visto debutar en Fórmula 1 el año anterior: Spa-Francorchamps. Aquel año la escudería más fuerte fue Williams, que corría con su coche con suspensión adaptativa electrónica. La batalla de Michael Schumacher fue por ser el mejor del “resto de los mortales”. Y logró vencerla gracias, además, a los ocho podios que consiguió durante la temporada. Su contrincante fue Ayrton Senna, que afrontaba su penúltima temporada en un McLaren que iba a menos.

La historia se repitió en 1993, estando todo el año a la sombra de los Williams. Pero esta vez Senna quedó por delante de él en la clasificación general. Llegado 1994, Ayrton Senna se marchó a Williams. La FIA había prohibido la suspensión adaptativa electrónica y en Benetton supieron aprovecharse de ello. Tras la muerte de Senna en el fatídico GP de San Marino, el alemán logró su primer campeonato mundial por solo un punto de diferencia con Damon Hill, con un Williams muy mejorado desde la segunda mitad de la temporada. Repetiría la hazaña en 1995 consiguiendo, además, una emotiva victoria en su GP de casa, celebrado en el circuito de Hockenheim.

Schumacher junto a su compañero de equipo en 1994: Jos Verstappen.
Cambio de aires: rumbo a Italia

En 1996 la carrera del káiser dará un giro argumental. El alemán ficharía por Ferrari. Fue un movimiento arriesgado, puesto que la Scuderia llevaba sin ganar un título mundial desde que en 1979 lo hiciera Jody Scheckter. Ni Alboreto, ni Mansell, ni el mismísimo Prost lo habían conseguido en años anteriores. Ferrari afrontaba unos años de dura sequía. Estuvo dos temporadas, primeramente, a la sombra de los Williams, y luego otras dos a la del McLaren de Mika Häkkinen. En 1997 pudo ganar el título con Ferrari de no ser por una fea maniobra. En ella echó fuera de pista al Williams de Damon Hill en el GP de Europa, celebrado en el circuito de Jerez. Ambos quedaron fuera de carrera. Los comisarios decidieron excluir al alemán del campeonato, lo que le valió a Hill su único entorchado.

Schumacher impacta contra Hill en el GP de Europa de 1997.

Tras las derrotas de 1996 y 1997, tendría que esperar dos años más. En esos dos años, McLaren hizo un gran coche. Su máquina estaba diseñada por Adrian Newey y motorizada por Mercedes. Pero también estaba pilotada por Mika Häkkinen. Al “finés volador” se le considera uno de los mejores pilotos de finales de los noventa y principios de los 2000. Se llevó el título en 1998 y 1999.

La época dorada: 2000-2004

Con el cambio de milenio, Ferrari mejoró considerablemente. Los italianos desarrollaron excelentes monoplazas. Conducidos por Michael Schumacher y sus escuderos (primeramente Eddie Irvine y después Rubens Barrichello) encadenaron cinco títulos mundiales de pilotos y constructores consecutivos. Se trata de una de las épocas de dominio absoluto más largas que la Fórmula 1 ha conocido. La dupla Schumacher-Ferrari arrasó.

Schumacher gana el Gran Premio de Australia de 2002.
Años posteriores y accidente

Tras perder en 2005 y 2006, el alemán anunció su retirada al finalizar esa última temporada. Schumacher volvió al Gran Circo en 2010 con el equipo Mercedes GP. Su último contacto con la Fórmula 1 duró tres temporadas. Al finalizar la campaña de 2012, se retiró definitivamente. Fue superado por su compañero de equipo Nico Rosberg. En su casillero quedan las 91 victorias, 155 podios, 68 poles, 77 vueltas rápidas y 7 campeonatos mundiales.

Un día como hoy, hace cuatro años, su vida cambió. Sufrió un accidente de esquí en Méribel, Francia, y pasó los siguientes meses de su vida en coma en un hospital de Grenoble. Fue trasladado a su casa casi un año después y desde entonces lucha por superar las secuelas que sufrió mientras lo que es de él permanece en secreto. Solo su mujer, Corinna, su hijo, Mick y su agente de prensa, Sabine son conocedores del estado de salud real del heptacampeón. Desde aquí le mandamos toda la fuerza del mundo y no lo olvidamos. Sigue luchando, campeón.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here