Probamos la Citroën Berlingo Electric

0
33
views

Alhama de Murcia es una localidad murciana de algo más de 20.ooo habitantes. Su Ayuntamiento este año ha decidido apostar por la movilidad sostenible. En esta apuesta han decidido hacerse con una Citroën Berlingo Electric. La nueva furgoneta se encuentra en su almacén municipal y estará al servicio de los operarios que la requieran. La presentación en sociedad de la nueva máquina eléctrica ha sido este miércoles 22 de noviembre. Pero nosotros pudimos probarla antes.

¿Algo de Citroën que nos pueda sorprender?

Tengo una sensación rara. Por suerte, he podido conducir algunos coches además del mío. He llevado algunos mejores y otros peores. Pero de Citroën, como de costumbre, no me espero nada bueno. Abrimos el almacén y allí está la máquina. Una furgoneta de más de cuatro metros y medio enchufada a la red eléctrica con un cargador doméstico. Tenemos el 100% de autonomía disponible, me dicen. Algo más de 100 kilómetros. Desenchufamos el cargador y sacamos la bestia a la puerta. Ya me asalta la primera sensación que transmite esta furgoneta: la rareza. La encendemos y, con un pitido, nos avisa de que está lista para rodar. Engranamos la marcha (solo tiene una hacia adelante y marcha atrás) y salimos. No se escucha nada. Solo algunas piedrecitas chocando contra los bajos y un zumbido más proveniente de la dirección asistida que del motor. He conducido coches automáticos antes, pero nunca nada eléctrico. Y me siento bastante extrañado.

Bajo el capó es así. Sorprende el parecido con un motor de combustión. Las baterías van montadas en los bajos traseros.
Como en la Fórmula E

He leído lo suficiente sobre coches eléctricos como para saber que estos motores tienen un par altísimo. Además, la gracia está en que todo el torque del motor está disponible en cualquier momento. Sin importar las revoluciones a las que estemos. Así que acelero un poco más que de costumbre. Se escucha patinar los neumáticos un poco, el zumbido (esta vez del motor) y en un primer momento te pega la espalda al respaldo del asiento. También miro el indicador del sistema de recuperación de energía diciéndome que yendo como voy no lo dejo hacer bien su trabajo. Alcanza los 60 kilómetros por hora con una facilidad pasmosa. Mucho más rápido que un coche de combustión normal. Por un momento creo ser Lucas Di Grassi. Pero a partir de 60 le va costando cada vez más y tomo conciencia de que soy Mario Arroyo y voy en una furgoneta, y no un monoplaza. Por muy eléctricos que sean los dos.

Eso sí, por mucho que le pisemos no nos van a multar: su velocidad punta apenas llega a 120 Km/h. No le podemos pedir más a una furgoneta eléctrica de 67 kilovatios de potencia. Unos 90 caballos. Su comportamiento en marcha es lo que uno se espera de cualquier furgoneta y en curvas se siente bien. La suspensión trabaja bien y hace que los 1530 kilos de peso no se noten tanto. En cuanto a la frenada, tampoco defrauda. Se desenvuelve bien entre curvas y acelera con fuerza al salir de ellas si se lo pedimos. Parece que estuviera hablando de una moto deportiva. Pero no es el caso.

El interior
El interior de la Berlingo desde el asiento del copiloto.

La furgoneta apenas supera los 400 kilómetros cuando nos subimos a ella, por lo que el interior huele a nuevo todavía. En él encontramos la típica radio de Citroën que debutó hace más de 12 años y que todavía montan sus modelos más económicos. Es un interior simple, de plástico, rudo y espartano, destinado a que sufra lo menos posible cuando los operarios estén haciendo uso de él. Quizás algunos plásticos son mejorables, pues no parecen demasiado robustos. Ofrece un par de huecos que, si bien no son demasiado grandes, son más que suficientes para alojar dos teléfonos móviles.

Los pedales están terminados en goma y no tiene ningún sitio para dejar reposar nuestro pie izquierdo, lo que es una molestia teniendo en cuenta que no lo vamos a utilizar nunca. Así que tendremos que buscarnos una postura cómoda nosotros mismos. Las marchas se seleccionan en una ruleta ubicada bajo una de las salidas de aire acondicionado. Tiene un tacto suave y retroilumina la marcha en la que vamos.

Hablemos de cosas serias

Si entramos en la página web de Citroën España, nos dicen que la autonomía de este vehículo es de 170 kilómetros. En coches eléctricos la autonomía depende mucho de nuestro estilo de conducción. Pero ni aunque vayamos en punto muerto y empujando nosotros lograremos llegar a la distancia que se declara en la página oficial.

El sistema de recuperación de energía funciona sorprendentemente bien y no hace falta siquiera levantar el pie del acelerador para que recargue las baterías. Si vamos a una velocidad baja (sobre unos 25 Km/h, cifra que se puede lograr en ciudad sin demasiadas complicaciones) y estable, estaremos recargando tímidamente las baterías aunque tengamos el pie sobre el acelerador. Con todo ello, el rango de autonomía que nosotros creemos correcto va de 90 a 110 kilómetros dependiendo de cómo conduzcamos. Más que suficiente para movernos dentro de una localidad relativamente pequeña, que será el terreno de esta máquina.

Cargador doméstico incluido en el precio.

El precio de la Berlingo Electric es de 29.904€ (fuente: electromaps.com) y nos incluye un cargador doméstico. Con él podremos recargar nuestra furgoneta al 100% en unas 7 horas si la conectamos a un enchufe de 8 amperios (de los que tenemos todos en casa, vaya). Si, por otra parte, vives cerca de uno de los escasos puntos de recarga que hay en España conseguirás cargarla en algo más de dos horas.

Valoración

Nos ha parecido una propuesta interesante a un precio competitivo teniendo en cuenta lo que suelen costar los vehículos eléctricos. Al volante se nota bien, es agradable de conducir, sorprendentemente ágil y va muy suave. Además, es un vehículo capaz y que se desenvuelve bien en casi cualquier lugar. Pero la calidad de los plásticos de su interior es bastante mejorable, algo también a tener en cuenta. Sin duda, lo peor de esta Citroën Berlingo Electric es su autonomía. 100 kilómetros se pueden quedar cortos a poco que salgamos a una autovía.

Citroën Berlingo Electric

Aceleración (0-100 Km/h): 18,7 segundos

Velocidad máxima: 120 Km/h

Autonomía: 100 kilómetros

Peso: 1530 kilos

Capacidad de la batería: 22,5 kWh

Dimensiones (largo x ancho x alto): 4380 x 1810 x 1801 milímetros

Precio: 29.904€

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here